Publicidad

¿Qué son los depósitos referenciados?

Que no corren muy buenos tiempos para los depósitos bancarios es una afirmación tan visible desde cualquier perfil de usuario que, no merece mucho la pena, extenderse en lo que ha sido un auténtico fiasco en lo que rentabilidad se refiere.

depósitos referenciados

Un fiasco que ha pasado de la leve ilusión de hace tan sólo un par de años atrás cuando las entidades financieras españolas parecían decididas a romper con la recomendación de rentabilidad para los depósitos del Banco de España, a un panorama en los depositos verdaderamente triste con un proceso de retroceso de rentabilidad en lo que llevamos del año prácticamente de un punto, lo que ciertamente es mucho retroceder.

Sin embargo este contexto productos como los depósitos o los depositos bancarios siguen siendo demandados y contratados, y por tanto siguen manteniendo interés por su evolución.

En este caso, aunque no como alternativa ya que no se trata de un producto excesivamente extendido, los depósitos referenciados si pueden llegar a jugar un papel en el futuro inmediato de estos productos.

Cómo son y cómo se comportan los depósitos referenciados frente a otros depósitos

Un depósito referenciado basa su principal diferencia con un depósito bancario estándar en el modelo de rentabilidad propuesta. Mientras que un depósito estándar nos propone una rentabilidad concreta sobre la garantía de la devolución del capital aportado, el depósito referenciado nos va a proponer una rentabilidad que se basará en las evoluciones de diferentes posibilidades de referencias, a las que se restarán diferenciales marcados de antemano la contratación del producto.

Te mostramos todo lo que deberías saber sobre los depósitos estructurados

En su versión más simple esto se traduce en una remuneración compuesta de evolución del índice de referencia menos diferencial, sin embargo también se nos puede presentar la posibilidad de diferentes tramos de remuneración en función de los diversos grados de evolución del diferencial, que se puede traducir en una suerte de bonos de remuneración en función del resultado final de los movimientos del índice referencia a vencimiento del producto.

La gran ventaja en todo caso este producto es que en caso de evolución positiva de los índices de referencia lógicamente trabajará en rendimientos netamente superiores a los que los depósitos bancarios hoy en día pueden ofrecer, en el plano menos positivo una evolución negativa de estos índices de referencia, o una evolución menor a la señalada en el modelo de contrato, puede acarrear incluso la no percepción de remuneración.

Depósitos a plazo fijo

La rentabilidad de los depósitos referenciados

Inicialmente los depósitos referenciados son productos de ahorro orientados al inversor conservador que busca una mayor rentabilidad de los plazos fijos tradicionales. Sin embargo, esto tiene algunas lecturas en paralelo que siempre hay que tener en cuenta ya que, la rentabilidad de los depósitos referenciados nunca está garantizada a diferencia de los plazos fijos.

Queda claro que si los índices referenciales se revalorizaran los intereses van a ser superiores a la media del mercado de los plazos fijos tradicionales, e incluso muy superiores. Pero también debe quedar claro que si el índice de referencia se devalúa la rentabilidad puede llegar a ser cero.

En el cálculo de la remuneración final podemos encontrar diferentes escenarios:

  • Que se tome como referencia el valor de las acciones en una fecha de inicio. Transcurrido el plazo del depósito, el índice de referencia se compara con el valor que las acciones poseen en la fecha indicada para la liquidación de intereses.
  • Que se tome como referencia el valor de las acciones en un punto concreto. Transcurrido un año se compara con el valor inicial, si es favorable pueden liquidarse los intereses, en caso contrario podemos vernos obligados a mantener el depósito durante un periodo de tiempo mayor establecido en el contrato.

Ojo, podrías pensar que una alta revalorización del índice elegido va a suponer una remuneración equivalente, y esto no es así. Ten en cuenta que la mayoría, por no decir todos, los depósitos referenciados, tienen un límite en cuanto a retribución final, es decir, da igual lo que crezca el índice de referencia que tu límite de ganancia nunca será superado. En el lado positivo, tampoco las pérdidas afectarán al principal, es decir al dinero que tú aportaste con lo cual en caso negativo simplemente no obtendrás remuneración en la operación.

Cosas a tener en cuenta al contratar un depósito referenciado

Como ya hemos visto a lo largo de todo el artículo el principal atractivo de un depósito referenciado es su rentabilidad potencial. Sobre el papel está rentabilidad siempre puede ser superior a la media de los plazos fijos tradicionales. En cualquier caso es importante prestar atención a una serie de cuestiones básicas antes de contratar uno de estos depósitos.

En primer lugar debemos asegurarnos que la inversión inicial que aportamos siempre se encuentra garantizada por el banco que comercializa nuestro depósito. Esto es importante ya que si nuestro dinero no está garantizado puede ser que se nos haya ofrecido un producto diferente, es decir algo que no es un depósito, como ocurrió en su momento con las tan traídas llevadas preferentes. Contratar un producto de riesgo como las preferentes pensando que estás contratando un depósito referenciado puede acabar en un desastre como desafortunadamente miles de españoles ya han comprendido y sufrido.

Como de costumbre antes de contratar cualquier producto financiero es obligatorio leer a fondo el contrato y conocer las condiciones que se nos ofrecen. De este modo vamos a saber no sólo el producto que contratamos, también los factores que pueden afectar al cálculo de la rentabilidad que vamos a obtener o que se nos propone.

Por último hay dos cuestiones un poco más sutiles pero que también pueden ser relevantes, en primer lugar debemos comprobar la opción de que los activos subyacentes determinados por el banco vengan a revalorizarse durante el periodo de tiempo en el que mantiene la vigencia depósito, es decir, si realmente se visualiza claramente la opción de rentabilidad o no. Por último, comprobar si se encuentra activada la opción de cancelación automática del depósito si la cotización de las acciones a las que se referencia alcanzan una rentabilidad máxima determinada por el propio banco.

Contratar depósitos

¿Contratar depósitos en la actualidad teniendo en cuenta su escasa rentabilidad?

Junio suele ser un mes con muchos vencimientos de depósitos, depósitos semestrales contratados a comienzos de año, depósitos contratados el pasado verano, depósitos a 18 meses (antes muy populares)… En definitiva durante este mes se van a ir librando un buen número de exposiciones a plazo ante en las que el ahorrador tiene sin ninguna duda el temor y la preocupación de cómo enfocar su ahorro.

En este contexto es cierto que los depósitos no parecen ya una opción muy atractiva, la rentabilidad ha caído en algunos casos hasta 400%, e incluso en un momento en el que se empieza a hablar aunque sea con voz baja de la posible subida de los tipos de interés, no hay nada que haga pensar en una recuperación vertiginosa de estos productos de ahorro, al contrario, la tónica durante los últimos años es el descenso de la remuneración y así parece que va a continuar.

Dicho lo cual tenemos que volver a insistir en el depósito como un instrumento que, a pesar de todo lo anterior, sigue siendo válido e incluso debe ser tenido muy en cuenta y, debe pensar el ahorrador que su lucha siempre se establece en relación al margen la rentabilidad que la diferencia entre el IPC y el beneficio de su remuneración puede proporcionar, es aquí, contra la carestía de la vida, contra la que luchan nuestros intereses, influyendo también por supuesto los tipos, si realmente tomamos esta referencia veremos como, efectivamente, la rentabilidad de los depósitos proporcional no es tan distinta, de hecho, proporcionalmente en algunos casos puede resultar hasta mayor de lo que era en los momentos en los que se nos ofrecían remuneraciones al 3% y al 4%, basta recordar el IPC de aquellos años y el IPC…

Con esto queremos remarcar que, no debemos pensar en los depósitos como en un producto son, siguen siendo vigentes, siguen siendo un producto interesante para la ahorrador conservador y desde luego deben ser tenidos en cuenta para quien no desea exponer su ahorro.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>