Publicidad

Hipotecas multidivisa: Ventajas y riesgos

¿Ha cambiado el mercado? En momentos de incertidumbre e inestabilidad, las apuestas arriesgadas constituyen una aventura para unos pocos. Pero siempre depende de cuan seguros estemos sobre el lugar donde nos metemos.

Es hora de analizar un producto, que pocos conocen en profundidad, y les ofrecemos una guía para entenderlo.

¿Qué es un Hipoteca Multidivisa?

Es un préstamo hipotecario, pero tiene una particularidad, el dinero que el banco nos ofrece puede ser en otra divisa cotizable además del euro. Las principales difundidas son en francos suizos y yenes.

Lo que se quiere aprovechar en estos casos, es los bajos tipos de interés de algunas monedas para abaratar los préstamos.Además, posee un índice de referencia que no es el euríbor, sino líbor, que es el índice de referencia que se toma para operaciones entre bancos en el mercado internacional.

Este tipo de interés está claramente por debajo del interés del euribor. De esta manera podemos pagar nuestro préstamo incluido el diferencial a un interés del 1,75% ó 2% por ejemplo que comparado con el 5% actual de media que se paga con el euro, observándose en la cuota.

Es importante saber, que al igual que el euríbor, el índice líbor tiene plazos desde un día, un mes, tres meses, un año, por lo que a la hora de contratar el préstamo deberán indicarnos cuál es concretamente el índice al que está referenciado.

Como explicábamos, a este tipo de hipotecas, debemos añadirle un diferencial, lo mismo que sucede con las hipotecas tradicionales en la moneda local, que puede ser diferente si la hipoteca se contrata en euros o en otra divisa distinta. Por lo general, el diferencial es algo más alto. Los plazos de los préstamos multidivisa no suelen pasar de  los 20 y 30 años.

Quienes han optado por este sistema destacan su flexibilidad, ya que está permitido cambiar de una divisa a otra siempre, buscando establecer la deuda en aquella divisa, que por tipo de interés o por cotización, mas convenga al cliente, manteniendo siempre abierta la posibilidad de llevarla al “refugio” del euro.

Es fundamental elegir el momento de cada moneda y su estabilidad en el mercado. Por ejemplo, el interés del Franco Suizo es más alto, la estabilidad del cambio de la moneda respecto al euro es bastante mayor que el yen con lo que asumiremos menos riesgo.

Sin embargo, las hipotecas multidivisas, tienen sus riesgos. Por ejemplo si la divisa elegida es el yen, y sube el valor un 5% en una hipoteca de 200.000 euros, habremos pasado a deber 10.000 euros más al banco. Si ocurre lo contrario, la divisa pierda valor, entonces nuestro préstamo bajará en el porcentaje correspondiente.

Ante estos riesgos, se puede cubrir con seguros de cambio como hacen las empresas, pero este seguro lo podemos hacer por plazos cortos como de un año y la prima a pagar hace que perdamos el ahorro que supone no hacerlo en euros. Otro aspecto de estudio, son las comisiones a pagar  por cambio de divisa, que en algunos casos pueden representar un 2 por ciento del capital solicitado, ya que cada vez que hacemos el pago de una cuota en euros, el banco tiene que hacer la correspondiente conversión a la moneda en que se firmó el préstamo.

En fin, una opción interesante, pero arriesgada en estos momentos de inestabilidad, que es más recomendable para empresas que para las familias españolas.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>